LA CRISIS DE LO PÚBLICO

Una de las mayores crisis que estamos viviendo en la actualidad como cultura y como civilización occidental es la CRISIS DE LO PUBLICO. La palabra “público” viene del latín de “poplicus” que significa ” de la comunidad”, “de todos”, “del pueblo”. En realidad LO PÚBLICO es el bien común, aquello que nos pertenece a todos. ¿Pero tenemos de verdad el sentimiento de pertenencia en lo que se refiere a lo público, sentimos lo público como nuestro? Si miramos en lo más profundo de nuestros corazones veremos que lo público nos parece ajeno, no lo sentimos como nuestro? Sentimos que pertenece a una cosa lejana que llamamos estado, administración pública.
Lo público se ve atacado por todas partes. Por la hordas fundamentalista del neoliberalismo que pretenden reducir lo público a la mínima expresión para aprovecharse de ello impulsados por una codicia sin parangón. La nueva meta del neoliberalismo es convertir lo público en un negocio privado. Este proceso va creciendo en los 20 últimos años. Este es el ataque frontal, destructor, acelerado, arrollador, lascivo, perverso y neurótico. Como aprovecharse de los público para fines privados es el nuevo dogma de fe.
Pero existe otro ataque aun más sutil y profundo que viene de lo “público” en si, de la propia administración pública. Esa administración es a cada más distante del ciudadano. Es una especie de monstruo que desangra las clases bajas y medias, los asalariados, los pequeños y medianos empresarios a base de impuestos que las grandes empresas, los mercados financieros y las grandes fortunas no pagan.
La mala gestión y el despilfarro de lo público hacen que NO lo sintamos como nuestro. El diputado Pere Macías hace poco publicó un libro interesante titulado la Gran Bacanal o la política desorbitada de las infraestructuras del estado, en donde se estudia la falta de sentido común, el despilfarro en la gestión de las infraestructuras públicas. Como lo público no pertenece a nadie no pasa nada si lo público está mal gestionado. Nadie es condenado por una mala gestión de lo público, del bien común de lo que es de todos porque no parece ser de nadie.
Es sorprendente ver la falta de respeto hacia lo público que demuestran miembros de la familia real cuando estafan lo público, haciendo fechorías y engaños de poca monta. Que ejemplo para la sociedad. Pero hace unos meses descubrimos que el partido del Gobierno está también estafando lo público, la riqueza pública, llevándose lujuriosas cantidades de dinero a cuentas secretas en Suiza y otros paraísos fiscales. La Monarquía y el Gobierno atentan contra lo Publico. Se burlan de lo público en público. No parecen demostrar ningún tipo de arrepentimiento. Siguen la fechorias contra lo público y nadie dimite.
Hay que hacer un gran cambio de educación y gestión de lo Público. Crear una pedagogía de lo publico, del bien común de todos. Endurecer las leyes para aquellos que atenten contra lo público.
Pero sobre todo es importante crear una administración pública que esté realmente al servicio de los ciudadanos y no de los mercados financieros. Que priorice el pago de l educación y de la salud por encima del pago de la deuda.  La administración debe tender la mano al ciudadano  porque muchas veces ahora la vemos como ese monstruo que no hace más que ponernos obstáculos en el camino en vez de ser entidad que nos tienda la mano, que esté a nuestro lado, a nuestro servicio. Esto es un gran problema para público la percepción de lejanía, de distancia, de alejamiento  de la sociedad, de la economia real y de la Vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>